domingo, 27 de marzo de 2016

HUEVOS DE PASCUA

Huevos de Pascua
Se acaba la Semana Santa. Ya pasó  el domingo de Ramos, y tras la atribulada Semana de Pasión, llega la Pascua.
En términos de religión (y más concretamente de las cristianas), la Pascua significa renacimiento, vida, alegría, resurrección. En términos profanos, Pascua significa además, fiesta, buen tiempo, inicio de la primavera, renovación de la naturaleza, luz, etc.

La Pascua (y en su defecto, la fiesta correspondiente a estas fechas), se celebra desde la antigüedad, y hasta la fecha se viene celebrando en muchas partes del mundo de una u otra forma.

Uno de los símbolos de la festividad de la Pascua es el Huevo de Pascua, y como pasa con muchas de las tradiciones, no hay unanimidad en datar su comienzo.
Mona de Pascua
Hay quien defiende y fija el inicio de esta tradición en La Edad de Hielo; según esta teoría, se esperaba ansiosamente la llegada de la primavera tras el durísimo invierno en el que alimentarse resultaba realmente difícil. Con la llegada de la primavera, podían contar con las aves que volvían del sur y anidaban, proporcionando huevos frescos y aliviando la obligada abstinencia del largo invierno, mientras llegaba el buen tiempo en que los hombres podían practicar la caza.

Desde luego, la tradición mas repandida está ligada a la celebración de la Pascua religiosa, y se celebra en numerosos países del mundo, como Polonia, Argentina, Urugüay, Francia, Alemania, Suiza, Italia,  Brasil, Estados Unidos, Chile, República Checa, México,  Grecia y otros muchos países.

El origen de los Huevos de Pascua, tal como los conocemos hoy en día (más o menos) se debe probablemente a la prohibición de la Iglesia Católica de consumir huevos durante la Cuaresma por considerarlos y asimilarlos a la carne ; ésta situación se vivió allá por el siglo IX, y con el fin de aprovechar los huevos del corral, la gente cocía los huevos y los pintaban con el fin de no confundirlos con los frescos y para al término de Cuaresma, poder consumirlos al permanecer conservados.

Unos siglos después, la Iglesia, después de mucho dudar y estudiar el tema, consideró que "los huevos no eran carne y se podían consumir en Cuaresma". Los huevos se empezaron a consumir, pues, durante la Cuaresma, pero la fuerza de la costumbre y la facilidad con que los pueblos adoptan situaciones, prácticas y tradiciones cuando éstas les son favorables, hizo que aún siendo lícito consumirlos, al llegar la Pascua, los que se consumían eran decorados y constituían la base de la celebración.

Más cerca de nuestro tiempo y concretamente en Europa, esta tradición se fue mejorando, ampliando y transformando.
Aunque la Pascua fue siempre motivo de muy diversas formas de celebración, sin duda la de los Huevos de Pascua es la que más ampliamente se ha repandido, desarrollado y mejorado.


Pegarata
Al llegar el siglo XVII, el dominio de la fabricación del chocolate permitió obtener réplicas de huevos, rellenarlos, decorarlos e incluso darles distintos perfumes y aromas. Este impulso en la vistosidad de los mismos, hizo que la tradición de regalar e intercambiar huevos en estas fechas  se popularizara aún más. Así, además de popularizar la costumbre de esconder huevos y figuras de chocolate en los jardines para que los niños buscaran y festejaran el encontrarlos, en España (también en Italia y otros países) se inició la costumbre de regalar a los ahijados huevos de chocolate, tartas, monas o pegaratas.

Si bien estas tradiciones se mantienen en toda España, es en el litoral mediterráneo (Cataluña, Levante y Murcia), donde más arraigadas están y donde la imaginación en la decoración del chocolate adquiere un nivel muy alto.

Aunque, como digo, los Huevos de Pascua se regalan, reparten y regalan por toda la geografía española, quiero resaltar un lugar donde la decoración y celebración de la Pascua adquiere niveles de excelencia.
Afilada de Pascua (Occidente de Asturias)
Me estoy refiriendo a la localidad asturiana de Pola de Siero, que ha conseguido año tras año, y superándose cada vez, hacer de esta tradición una fiesta llena de color y música y que quienes tienen la oportunidad de conocer y vivir, no olvidan fácilmente.

Mi intención era escribir sobre las diferencias de la celebración en los distintos países, de la forma de decorar los huevos, de los colores o motivos empleados en cada país o región, de como los niños hacen juegos y concursos para buscar  encontrar los huevos...y de tantas otras cosas relativas a los Huevos de Pascua, pero una vez más, lo dejaré para otra ocasión, pues esta publicación me parece demasiado larga. En fin, al menos quiero aprovechar para desearos desde ya, unas



 Felices Pascuas !

viernes, 18 de marzo de 2016

LA PALMA DE PASCUA

El próximo  20 de marzo la Iglesia Católica celebra el Domingo de Ramos.
Procesión del Domingo de Ramos
Esta fiesta religiosa tiene un marcadísimo carácter popular, y sus llamativas procesiones hacen que sea una de las liturgias mas seguida y participada  en toda España.

Durante todo el recorrido de las procesiones, niños y mayores acompañan llevando La Palma de Pascua.
Esta tradición que recuerda la entrada de Jesús en Jerusalém, se viene celebrando desde la antigüedad, teniendo numerosas referencias desde el siglo VII.
Sin embargo, al margen de las celebraciones religiosas, hay constancia de su uso en fiestas y celebraciones de distinto tipo, desde mucho tiempo antes; también tuvo su uso como adorno de uniformes militares, siendo utilizada  principalmente para reconocer los méritos y la dignidad del portador de tales adornos.

El origen de la palabra PALMA, tenemos que buscarlo en Grecia (palamé), y significaba mano, palma de la mano y por extensión, lo que tenía que ver con ella: destreza, fuerza, poder; de ahí pasamos al latín :(palma palmae) que extiende su significado a hoja de la palmera

La Palmera en aquellos tiempos tenía un gran valor para la subsistencia diaria, pues sus dátiles les aportaban alimento y remedios para la salud.
Obtenían también fibras para diversas clases de tejidos, siendo un material muy apreciado en cordelería y cestería. De su médula, obtenían pienso para sus animales y con el resto de la palmera hacían carbón para los herreros. No es de extrañar, pues, que se considerara a la palmera como un árbol mágico, casi sagrado y que su posesión fuera símbolo de riqueza. 

Hoy nos interesa La Palma de Pascua, esta palma ornamental que se utiliza principal y casi exclusivamente en este Domingo de Ramos.
Para este menester, se utiliza principalmente la hoja de las palmeras mediterráneas, de nombre científico   Phoenix dactylifera, llamada más popularmente  Palmera datilera, Fénix, Datilera, Palma común, Palmera común, Támara, Datilero, Palma de dátiles, Palma datilera.

Dátiles maduros
Estas palmeras, pueden alcanzar hasta los 25 o 30 metros de altura, y tienen una vida entre los 100 y 300años; producen en su mejor momento unos 100 kilos de dátiles por año, siendo en otoño, hacia al mes de octubre, cuando éstos están en su punto. Sin embargo, solo empieza a fructificar hacia los 15 años, eso sí, manteniendo plena producción hasta los 70 u ochenta años.


La parte que nos interesa para la Palma de Pascua, es naturalmente la hoja, con la que se elaboran verdaderas obras de arte.



Elaborar las Palmas de Pascua, requiere no solo trabajo, sino también y sobre todo destreza y conocimientos, que se adquieren en herencia familiar.


Trenzado de Palmas
La ciudad de Elche, en Alicante, se lleva la palma (jejeje nunca mejor dicho) en la elaboración y producción de estas Palmas.
Es un trabajo que requiere varias etapas y en un cierto orden, además de mucho "savoir faire"; de hecho, los expertos son capaces de reconocer que familia (se trata casi siempre de empresas familiares) confeccionó la pieza, y ésto tanto por los trenzados o dibujos, como por la calidad, el color y "el punto" de la hoja.

Palmeras encapuchadas
El proceso comienza un año antes, con las hojas aún en el árbol y por crecer : limpieza, cuidado sanitario y encapuchado, son los primeros pasos de este largo proceso. Las hojas permanecen encapuchadas hasta unos meses antes de Pascua, lo que les confiere ese color amarillo suave, denominado la Palma Blanca, que es el más apreciado e idóneo para elaborar las Palmas de Pascua.
Pero el trabajo no hizo más que empezar; tras su corte, las hojas pasan, tras su limpieza, por distintos baños con aguas debidamente tratadas, y en cámaras donde adquieren las cualidades necesarias para poder ser trabajadas manualmente.

 Las Palmas de Pascua se elaboran "in situ" y posteriormente se exportan a toda España y algunas incluso toman el camino del extranjero. Hay que resaltar que en Asturias hay alguna familia que habiendo aprendido el difícil arte del trenzado, reciben las hojas tratadas y realizan la parte artística de las mismas en talleres asturianos.

Las Palmas de Pascua, se hacen lisas para los niños (aunque también se utilizan trenzadas) y mayoritariamente trenzadas y dibujadas para las niñas.
Trenzado manual de la palma
El trabajo se realiza sin cortes, utilizando la palma en su totalidad, aunque también puede admitir  adornos agregados y realizados con otra hoja.De las verdaderas maravillas que se realizan, no voy a hablar. Os invito a que disfrutéis en cualquiera de las procesiones que el próximo domingo lucirán  por todos nuestros pueblos y ciudades.

FELICES PASCUAS !