martes, 27 de mayo de 2014

El Pescador y el Hombre de Negocios...

CALIDAD DE VIDA versus AMBICIÓN


Un hombre de negocios tomaba unas vacaciones en un pequeño pueblo costero siguiendo las indicaciones de su doctor. Sin poder dormir después de una llamada urgente de su oficina a primera hora de la mañana, salió a caminar por el embarcadero para poner en claro sus ideas. Un pescador estaba atando su pequeña embarcación en el muelle, dentro de ella, había varios pescados de buen tamaño. El hombre de negocios felicitó al pescador por sus habilidades de pesca.


“¿Cuánto tiempo te llevó pescarlos?” le preguntó el hombre de negocios. “Poco tiempo, alrededor de 2 horas” contestó el pescador.

“¿Por qué no se queda más tiempo en el mar y atrapa más peces?” Replicó el hombre de negocios intrigado.“Bueno, con esto tengo suficiente para mantener a mi familia y compartir con mis amigos” el pescador le contestó mientras acomodaba a los pescados para ser transportados.
“Pero… ¿ y qué hace con el resto de su día?” preguntó el alto ejecutivo.

El pescador miró al hombre de negocios y le contestó “Duermo hasta tarde, pesco otro poco, juego con mis hijos cuando regresan de la escuela, tomo una siesta con mi mujer por las tardes y después bajo al pueblo para platicar, tomar un poco de vino y tocar la guitarra con mis amigos. 
La verdad es que tengo una vida bastante ocupada señor”.

El hombre de negocios sonrió y le comentró al pescador “Yo tengo un MBA de Harvard y puedo ayudarlo. Si me permite el consejo, debería aumentar sus horas de pesca de 2 a por lo menos 6 horas al día. En poco tiempo, con lo que gane, puede comprar una embarcación más grande, con suficiente capacidad para que le permita trabajar de 8 a 10 horas y traer aún más pescados. A este ritmo, seguramente no pasará mucho hasta que pueda comprar más embarcaciones y ¡tener su propia flota!”

Continuó: “En lugar de vender sus pescados a intermediarios, puede empezar a venderlos directamente al consumidor final, abriendo sus propias pescaderías, y eventualmente construyendo su propia cadena. Usted controlará el producto, todos los procesos intermedios y la comercialización, su empresa estará verticalmente integrada, aumentando aún más sus ganancias. Desde luego, ya no podrá vivir aquí, tendrá que mudarse a la ciudad en donde implementará mejor los planes de expansión para su empresa. Eventualmente, podrá mover el corporativo de su empresa a Los Ángeles, Miami o Nueva York para internacionalizarla”.
El pescador, un poco confundido con los términos, preguntó. “Pero Señor, ¿cuánto tiempo me llevará todo eso?” El alto ejecutivo contestó, “No mucho, yo estimo que unos 20 a 25 años máximo.”

“¿Y entonces que, señor?” preguntó el pescador. El hombre de negocios sonrió y dijo con un tono triunfalista, 
“Esa es la mejor parte. Entonces, cuando el tiempo sea el correcto, podrá hacer su empresa pública, vender sus acciones en la bolsa de valores y convertirse en un hombre muy rico. Ganará millones”

“¿Tanto dinero señor?, ¿y entonces qué?”

“Entonces se podrá retirar en un pequeño pueblo al lado del mar donde se respire tranquilidad, dormir hasta tarde, pescar durante el día, jugar con sus hijos, tomar una siesta con su mujer por las tardes y ver a sus amigos en las noches, tomar vino y tocar la guitarra…”

Reflexión :

Nos estamos complicando la vida más de lo necesario ?

Nos puede la ambición ., aún cuando sabemos que nos nos dará la felicidad por si sola ?

Olvidamos que nuestra meta (Y NUESTRA OBLIGACIÓN) es conseguir la felicidad ?

No son utopías, son sencillamente historias que nos recuerdan lo inútil de nuestra sociedad de consumo. Que deberíamos equilibrar nuestros esfuerzos : recursos necesarios para sobrevivir en esta sociedad y TIEMPO para VIVIR con los nuestros.

lunes, 26 de mayo de 2014

CARBAYONES

Carbayones

Hace unos días, hablábamos del Carbayón, el mítico  roble que dio lugar al gentilicio íntimo de los ovetenses,y recordaréis que os comentaba que también hacía referencia a un dulce típicamente ovetense. Hoy hablaremos de él.

El Carbayón es basicamente un pastel de masa de hojaldre de tres pliegues, con un relleno de almendra, azúcar, licor y huevo y recubierto una vez sacado del horno, de un jarabe de zumo de limón, agua, canela y azúcar .



Hoy día, se hacen y consumen Carbayones en toda Asturias, aunque siguen siendo los pasteles más típicos y representativos de Oviedo.
Su origen data de principios del siglo XX, entre el 1920 y el 1924. Mejor copio lo que sus creadores de la conocida pastelería "Camilo de Blas"  dicen al respecto :


Camilo de Blas, es una confitería fundada en 1827 en León, por don Camilo de Blas Heras. Desde los inicios de su historia tiene como actividad principal la venta de productos de confitería, y como actividad secundaría la venta de delicatessen y productos gourmet.
En febrero de 1914 se abre la primera confitería Camilo de Blas en Oviedo, instalado el obrador en el número 21 de la calle Jovellanos. Al año siguiente se inaugura la confitería Camilo de Blas en Gijón, situada en el Paseo de Begoña nº 30.
Entre 1920 y 1923, D. José de Blas indica a su maestro obrador D. José Gutiérrez, la creación de un dulce que se identifique con los ovetenses. Este dulce será conocido como "carbayones", que es un pastel de almendra y yema bautizado con el gentilicio popular de los ovetenses. Se creó en esta casa para acudir junto con los dulces conocidos como "duquesitas" a la primera Feria de Muestras de Asturias celebrada en Gijón en 1924.
 


El pastel tuvo desde el primer momento una rápida aceptación y se convirtió rápidamente en otro símbolo de la ciudad de Oviedo y en un dulce renombrado dentro y fuera de Asturias.

Así pues, un Carbayón es :
- El nombre dado por los ovetenses a un viejo roble sacrificado en aras al desarrollo de la ciudad.

- El gentilicio de los habitantes de la ciudad de Oviedo.
- Un dulce típico y representativo de Oviedo.

Si aún no lo habéis probado, os animo a hacerlo !


(Fuente : elaboración propia y http://www.camilodeblas.com)

lunes, 19 de mayo de 2014

EL CARBAYÓN

Quien es, quien era, o que era , que es ?

El Carbayón era -fue- (y aún es en la memoria colectiva  y en el corazón de los ovetenses),  un árbol.
Carbayón es el aumentativo de Carbayu, roble en asturiano; árbol del género Quercus, cuya variedad más común en la vertiente atlántica del sur de Europa es el Quercus Rober.

Carbayón es además y principalmente, el nombre que se atribuye a los ovetenses; y se les atribuye este nombre precisamente por un árbol, un roble, un carbayu, un carbayu muy grande : un Carbayón.

Intentaré narrar en pocas líneas la historia de dicho árbol y de los hechos que lo hicieron famoso y eterno en el corazón de los ovetenses.

El Carbayón en la calle Uría de Oviedo.
Estamos en el Oviedo de los años finales del siglo XVIII, más concretamente en el año 1865.
Oviedo, como todas las ciudades y grandes villas en esos tiempos, está en pleno desarrollo, en plena estructuración urbana.
Las comunicaciones  ferroviarias y por carretera se están multiplicando y mejorando empujadas por el continuo desarrollo de la industria y la minería astur.  

La población ovetense, se concentra en ese momento en lo que hoy llamamos casco antiguo, en la zona del Fontán y alrededor de la
Catedral; muy cerca, pegando a este núcleo de población, estaba el Parque de San Francisco, presente ya en la ciudad desde el siglo XIII, cuando Don Fernan Alonso, canónigo de la Catedral, dona una fuente y un prado a la Orden de Frailes Menores de Oviedo, fundando éstos un monasterio y ocupando con una huerta gran parte del Parque. 
Dentro del Parque, lucían dos hermosos árboles, separados entre si, pero ambos muy queridos y admirados por los ovetenses : "El Negrillo" y "El Carbayón".
En aquellos momentos, el Parque tenía una enorme extensión, extendiéndose hasta Llamaquique y sobre la actual calle Uría, plaza de la Escandalera, calle Pelayo, etc.

En 1874, se construyó la estación de ferrocarril, que distaba 1 kilómetro del núcleo de la población, por lo que se proyectó, en el marco del desarrollo urbanístico en curso, abrir una vía de comunicación entre la ciudad y la nueva estación; es lo que hoy día se conoce como la calle Uría, centro y nervio del Oviedo actual.
Campo de San Francisco de Oviedo.
Con la apertura de esta vía, una parte del Campo de San Francisco, quedó separada del resto del Parque, y la zona aislada, quedó uno de los dos árboles más queridos y admirados por los ovetenses : el Carbayón  

El Parque era muy frecuentado por los ovetenses, resultando ser una salida del centro urbano, muy agradable para el paseo y el descanso, siendo querido y frecuentado por muchos.
El 25 de noviembre de 1865, los ovetenses amanecieron y se despertaron desolados; después de una noche donde apenas descansaron, sacudidos por un huracán pocas veces vivido en Oviedo.
Cascotes por el suelo, tejas rotas.....
El Campo de San Francisco sufrió la furia de los elementos y despertó con muchos destrozos.
El Negrillo no pudo resistir y se vino abajo por la fuerza de los elementos.

En esos días, Fermín Canella publicaba :


«Cayó el negrillo, pero el Carbayón no caerá tan fácilmente: es el árbol secular y sagrado de la ciudad, testigo de todos los acontecimientos de nuestra historia, que, a más vivir con la savia de esta madre tierra, parece que vive con la savia de recuerdos antiguos y de nuestro cariño. Allí está; al extremo del Campo, tocando el pueblo de quien es patrono.» Fermín Canella


A partir de este momento, El Carbayón se hizo querer más. Más aún. Y aunque separado del resto del Parque, era motivo principal de visitas y cariño por parte de todo. Era cada vez más, un símbolo de Oviedo.

Sin embargo, el progreso empuja con fuerza, y un informe del jardinero municipal (un inteligente y cumplidor italiano), hace que la Alcaldía se plantee  el derribo del árbol debido al mal estado del mismo y a que impedía una buena circulación por la recién construida calle Uría, indispensable al desarrollo de la ciudad.

En el momento de la tala, sus medidas arrojaban las siguientes cifras :
- Circunferencia en la base : 9 metros.

- Altura : 30 metros.
- Circunferencia de la copa : 38 metros.

Una vez en el suelo, se pudo constatar su mal estado interior, corrompido por la carcoma y otras enfermedades. Este estado, impidió fijar con precisión su edad aunque la tasación estima entre 500 y 600 años.

El 5 (algunos datos, indican el 2) de octubre de 1879, tuvo lugar la tala.

En esos días se inició la publicación de un periódico ovetense, que aprovechando el inmenso cariño y arraigo al nombre, se tituló EL CARBAYÓN.
En su primera publicación, decía :


Aquí estuvo el Carbayón,
seiscientos años con vida
y cayó sin compasión
bajo el hacha fraticida
de nuestra corporación.
Este pasquín respetad,
si sois buenos ovetenses,
y en su memoria llorad
todos los aquí presentes
por el que honró a la ciudad.


Mucho más tarde, en marzo de 1949, el Ayuntamiento mandó colocar una placa conmemorativa en el mismo lugar en el que durante tantos años diera sombra y solaz a los ovetenses.
Placa conmemorativa en la calle Uría.
La placa reza así :

" Aquí estuvo durante siglos el Carbayón, árbol simbólico de la ciudad, derribado el II de octubre de MDCCCLXXIX. La Corporación municipal acordó el XXIV de marzo de MCMXLIX la colocación de esta placa que perpetúe su memoria."

Al año siguiente se plantó un roble en los jardines del Teatro Campoamor, llamándole "EL CARBAYÍN" y  rodeado por una verja con la inscripción siguiente :

"Como continuador de aquel árbol simbólico que nos dio el título de Carbayones, el Ayuntamiento plantó este roble el día XI de febrero del año de gracia de MCML"


El Carbayín.


Y hasta aquí, la historia del CARBAYÓN, tan querido y recordado por los ovetenses.

Ah !, por cierto, este gentilicio también dio nombre a un dulce típico en Oviedo; pero de eso hablaremos otro día





Fuentes : Elaboración propia, Wikipedia y fotos  de páginas del Ayuntamiento de Oviedo.

martes, 13 de mayo de 2014

PIN DE PRIA

Playa de Cuevas del Mar, paisaje familiar de Pin de Pría.
Muchas veces estuve tentado de escribir unas líneas sobre Pin de Pria; es más, muchas veces empecé a escribirlas, pero nunca concluí ni publique nada.
Pin de Pria es de la familia. De mi familia. Primo-hermano de mi abuelo paterno; y posiblemente por esa razón nunca me atreví a escribir nada sobre él; quizá por pudor, quizá por miedo a que se piense que mi admiración hacia él, está movida y justificada por este lazo familiar. Y no es verdad. Desde bien pequeño, conocía el parentesco, a sus hijas que vivían en Llanes, sabía que era "nuestro", pero no sabía nada del Hombre, del Poeta, del Escritor.

Cuando descubrí al Poeta (aún siendo niño), no recordaba casi el hecho de que fuera familia. Me gustó, me encantó y me quedé prendado.
Cuando leí las primera líneas de NEL y FLOR, tuve como una sintonía especial, como un descubrimiento, algo que me "despertó" y ésto, con independencia del parentesco.
Os invito a leer unas pocas líneas. No me digáis que no invitan a continuar la lectura !

  Había, fai munchos años,
erguida, na mesma oriella,
cerca d’unde faen el cuentu
del ríu y la mariselva,
una casa, nin mui moza
nin tampoco muncho vieya;
nin mui rica nin mui probe;
y aunque toda l’aparencia
yera más bien pa los güeyos
d’apertura que riqueza,
nin aquélla yera tanta
nin yera tan poca ésta
que los amos non vivieren,
al estilu de l’aldea,
como probes, con folgura,
pos había llechi, mantega,
un bon samartín colgando
y guardaos na masera
tienros molletes de trigu,
de lo que güey non se preba,
porque l'abandonu priva
que se seme n’ista tierra.


A continuación dejo unos datos de su biografía pública, sacados de Wikipedia. 

José García Peláez (14 de diciembre de 1864 – 27 de diciembre de 1928 ) conocido como Pepín de Pría y Pin de Pría, fue uno de los escritores más destacados de la literatura en asturiano anterior al Surdimientu.


Elementos biográficos        

José García Peláez nació el 14 de diciembre de 1864 en La Pesa, en la parroquia de Pría (Llanes). Era hijo de un maestro y a la semana de nacer quedó huérfano de madre.                                       

A los seis años se trasladó con la familia a Gijón y bien pronto comenzó a trabajar en una tejera y en la fábrica de loza. A los doce años dejó el trabajo para estudiar bachillerato y más tarde magisterio en la Escuela Normal.

Conoció una vida llena de dificultades económicas, cuanto más si se tiene en cuenta que tuvo 14 hijos, tras casarse con Florentina Argüelles en 1891. Ello le llevó a desempeñar varios oficios como empleado de banca, asegurador o viajante de comercio.
Pepín de Pria en la huerta de mi abuelo.


En 1896 emigró a La Habana y desde allí envió crónicas a la prensa asturiana sobre la vida en Cuba. A los pocos años volvió a Asturias e impulsó la escuela en algunos de los pueblos de los concejos de Gijón y Llanes. En esta época participó activamente en el ambiente cultural alrededor del Ateneo Obrero, las agrupaciones musicales obreras y la prensa. Políticamente estaba próximo al republicanismo federal y apoyó el proceso de reivindicación regionalista.
En sus últimos años volvió a Llanes, donde trabajó de labrador. Murió en Nueva, el 27 de diciembre de 1928.

Elviro Martínez que fue un estudioso e investigador de la vida y obra de Pin de Pria, dijo :
" La Fonte del Cai y Nel y Flor (junto a otras obras) son unánimemente reconocidas por los críticos como los más representativos de la lírica de Asturias en lenguaje vernáculo" 
Es a la vuelta de Cuba, recién estrenado el siglo XX, cuando colabora asiduamente con muchas publicaciones de prensa, y es también en esa época cuando escribe las ya citadas obras que fueron las más conocidas  (Nel y Flor y La Fonte del Cai). De un tirón, como si en los pocos años que vivió lejos de Asturias, hubiera acumulado ganas, fuerza e inspiración. En ese tiempo también trabajó en la redacción de un Diccionario Asturiano, obra inacabada y perdida y que no llegó a nuestros días.

Bueno, pues ya está, hoy por fin me atreví. Ya tenía ganas. Además considero que se debería retomar su obra y su figura, pues creo que Asturias no fue demasiado cariñosa con este enamorado de su tierra.
Dejo aquí abajo algunas fotos del paisaje en que vivió y escribió Pin de Pria

Playa de Cuevas del Mar
Nueva de Llanes



viernes, 2 de mayo de 2014

Hala !


Un solo grano de arena que falte de una playa, modifica el paisaje.

Imagínate tu, querido JJ, cuánto modifica tu ida el paisaje humano; el paisaje de los tuyos, de tu familia, de tus compañero, de tus amigos...de los que te queremos.
Modifica el paisaje, rompe la armonía....aprieta el corazón y turba el alma.



Generalmente, cuando alguien se nos va, tenemos tendencia a resaltar sus virtudes, a olvidar sus defectos y ensalzar sus méritos.
Amigo JJ, en tu caso resulta fácil.
Equilibrio, bondad, buen humor, humildad, sabiduría, prudencia y otras virtudes que quienes te conocen no dudan en reconocer en ti.



No se que decirte JJ; me cogiste de sorpresa. Me hiciste trampa. Recuerdo nuestro último intercambio en Facebook que tuvo lugar el día 30 de abril :
- Dijiste : "Marcho a dormir. Buen descanso a toda la gente de buena voluntad."

-Contesté : "Que descanses JJ. Hasta mañana."


Esperaba encontrarte al día siguiente....pero no pudo ser.

Cuando Javier me comunicó tu marcha, me quedé sin saber qué decir, casi sin capacidad de admitirlo, como les pasó a muchos de tus amigos.

Quise escribirte algo, decirte cuánto sentí tu partida, pero me resultó imposible.

Hoy me pongo a ello, y me resulta igual de difícil.
Solo puedo asegurarte, amigo JJ, que te echaremos de menos, que tu ausencia se notará (y mucho !) en estas páginas del Facebook.

Querido JJ, dejas un vacío que notaremos día a día.
Me preguntaba esta mañana, quien le va a enviar y comentar a Josefina las recetas de cocina....quien va a cuidar los grillos con Miryam....quien me va a corregir a mi las "traducciones macarrónicas del latín"....Quien va a comentar e intercambiar fotografías con mi hermana Feli....quien le va a enviar chistes a Maricarmen Del canto Orive....quien se va a "pelear" con mi hermana Laura...quien va a comentar con Marcelino Braga sobre rutas por tu querida Asturias...quien le va a enseñar a Javier la diferencia entre una Phallomycetes y un Microbotryales....... y tantas  otras personas con las que compartías tu tiempo.

Quedaron en suspenso muchas de las citas previstas con algun@ de nosotr@s, muchos cafés, muchas comidas, muchas fotos, muchas convivencias personales que estaban, sino previstas, al menos proyectadas.

No se que decirte, JJ. Me cuesta trabajo escribirte, sabiendo que no me vas a contestar, que no recibiré esa respuesta ingeniosa y amable a la que nos tenías acostumbrad@s.

 Solo se me ocurre y apetece darte un fuerte abrazo; mío y de tod@s tus contactos en nuestras páginas del Facebook.


Hasta siempre.

Hala !